No solo no son esenciales ni representan un sector importante de empleo en la capital sino que, además, provocan graves daños sociales y de salud pública. Por eso, la FRAVM, la Asociación Para la Prevención y Ayuda al Ludópata (APAL), la Plataforma Madrileña de Entidades Para la Asistencia a la Persona Adicta y su Familia (FERMAD), la Federación de Asociaciones de Infancia y Juventud INJUCAM y la Asociación Actíva-t en Derechos Humanos han reaccionado con incredulidad primero, e indignación después, tras descubrir que el Ayuntamiento de Madrid ha incluido a los casinos, bingos y salones de juego entre los grupos de actividad a los que aplicará una rebaja fiscal con motivo de la crisis del coronavirus.

Consecuentemente, han pedido su retirada del “proyecto inicial de las ordenanzas fiscales extraordinarias para mitigar los efectos económicos de la pandemia por coronavirus”, que incluye bonificaciones del 25% en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y que fue aprobado por la Junta de Gobierno del Consistorio el pasado 26 de marzo. Hoy el proyecto se encuentra en periodo de información pública y si todo sigue su curso habitual, saldrá adelante en el pleno municipal del mes de junio. La FRAVM asegura que incluirá la supresión de esos grupos de actividad como sectores bonificados en un escrito de alegaciones que presentará en estos días.

Con las nuevas ordenanzas fiscales, los salones de juego de la capital podrían beneficiarse de una rebaja del 25% en el pago del IBI de sus locales (siempre que sean propietarios) y de otro 25% en el pago del IAE para el año 2020, una ayuda importante para un sector que, con estos espacios presenciales cerrados por la cuarentena, en estos días centra sus esfuerzos en las modalidades de juego on line.

Por mucho que el Ayuntamiento trate de presentar de otra manera su actividad, todo el mundo sabe que los locales de apuestas carecen de “especial interés” o “utilidad municipal”. Peor aún, apoyarlos con medidas fiscales como las citadas entra en clara contradicción con algunas resoluciones del pleno municipal, como la aprobada el pasado 28 de enero, que busca intervenir en la regulación de las casas de apuestas para evitar su proliferación.

Recordemos que Madrid, con más de 400 locales de apuestas activos, ocho veces más de los que tiene Barcelona, es la ciudad del Estado que acumula el mayor número de estos establecimientos. Por ello, no necesitamos protegerlos ni ayudarlos sino una reducción drástica, especialmente en aquellos barrios populares que hoy presentan concentraciones escandalosas, como sucede en San Diego (Puente de Vallecas), Vista Alegre (Carabanchel), Aluche (Latina), Bellas Vistas (Tetuán), Quintana (Ciudad Lineal) o Moscardó (Usera). El informe Locales de apuestas en el Municipio de Madrid: distribución territorial y análisis sociodemográfico muestra cómo el fenómeno, siguiendo una distribución muy desigual, se ceba particularmente con ejes comerciales y lugares de rentas modestas de la ciudad.

Las casas de apuestas y los salones de juego no generan riqueza ni dinamizan nuestro comercio local, hoy herido de muerte, más bien todo lo contrario. Contribuyen a extender una patología gravísima, la ludopatía, que provoca la ruina de cada vez más familias. Ante la crisis económica que hoy vivimos y que sin duda se agudizará en los próximos meses, nuestros barrios necesitan sectores que generen riqueza de verdad y empleo digno, no negocios que pongan en riesgo el bolsillo y la salud de la población. Los locales de apuestas funcionan como peligrosos polos de atracción de jóvenes y personas en paro y en dificultades económicas, al prometer ganancias rápidas y directas, por lo que deberíamos alejarlos de los barrios vulnerables, y no facilitar su permanencia, como hace el Ayuntamiento al incluirlos en su propuesta de rebajas fiscales.

Por todo ello, las entidades sociales citadas piden al Gobierno de la capital que no incluya a los casinos, bingos y salones de juego en sus ordenanzas fiscales extraordinarias para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 y proteja a la población del fantasma de la ludopatía, especialmente en este periodo de emergencia social y económica que ahora comienza.

Estas asociaciones llevan más de dos años luchando contra la proliferación de los locales de apuestas en nuestros barrios y la expansión del negocio de las apuestas en internet, desarrollando todo tipo de acciones de denuncia y sensibilización. Sus demandas para poner coto a este fenómeno son conocidas, y van desde prohibir su concentración y alejarlos de centros educativos y otros establecimientos sensibles hasta crear zonas de especial protección de población vulnerable, pasando por prohibir su publicidad o por incrementar los medios de inspección y control. Puedes verlas en el siguiente enlace.

Hace unos días, la FRAVM, APAL, FERMAD, INJUCAM y Actíva-t en Derechos Humanos pusieron en marcha la campaña #ApuestaPorTuSalud en redes sociales con el fin de alertar y prevenir sobre los riesgos del juego de azar y las apuestas on line durante el periodo de confinamiento.


0
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 ActivaT Abogados
info@activatabogados.com